Mi?rcoles, 25 de agosto de 2010

Afe.??????? ?-LOS RUDIMENTOS DE LA FE ? Sal.51; Heb.6:1-15.

?

INTRODUCCI?N: Con las palabras de los vs.1-3, el autor de Hebreos, hizo una relaci?n de los temas que NO iba a tratar en su ep?stola, lo que ?l llama: Los RUDIMENTOS, lo elemental o b?sico de la DOCTRINA de Cristo. Pero no est? de por dem?s que nosotros, hablemos hoy de DOS DE ESAS DOCTRINAS B?SICAS O ELEMENTALES DE NUESTRA VIDA CRISTIANA.

?

I.- PRIMERA DOCTRINA: EL ARREPENTIMIENTO DE OBRAS MUERTAS.

?

-LA PALABRA ARREPENTIMIENTO, seg?n el diccionario, indica: -Un regreso, un cambio de parecer, o un rechazo del pecado para volver a Dios.

-Cambio de actitud, voluntad y prop?sito en la vida.??????????????????

-Es dar un giro del pecado hacia Dios, un clamor del coraz?n por perd?n y limpieza. (Sal.51:7,10)

-El ARREPENTIMIENTO antecede a la salvaci?n, y es preparaci?n para ?sta.

-No podemos ser verdaderos cristianos, si no ha habido ARREPENTIMIENTO en nosotros; es decir, si no hemos ?comprendido y lamentado la naturaleza pecaminosa y arruinada de nuestra vida, y si no la hemos aborrecido, para convertirnos al Se?or Jesucristo.

-Ahora, ?qu? quiere decir el autor de Hebreos cuando habla de ARREPENTIMIENTO DE OBRAS MUERTAS?

?

?? 1? Las OBRAS MUERTAS se refieren a LAS MALAS OBRAS DEL PECADO, es decir, obras que nos llevan a la muerte; es todo aquel sucio cat?logo de vicios, rebeld?as, ego?smos e injusticias que caracteriza el comportamiento humano. Que como dice Rom. 6:21, EL FIN DE ELLAS ES LA MUERTE y, naturalmente, El Evangelio ense?a como primer requisito, que hemos de ARREPENTIRNOS DE ELLAS. O sea que, tenemos que darnos cuenta de nuestra naturaleza pecaminosa, de que no fuimos creados para esta clase de comportamiento, sino para algo mucho m?s glorioso. Tenemos que lamentar nuestra condici?n de maldad que caracteriza nuestra vida. Hemos de sentir un fuerte rechazo interior hacia nuestros pecados; conocer la profunda convicci?n angustiosa de nuestra pecaminosidad, que El E.S. despierta en nosotros.

-Ver nuestra suciedad y culpabilidad delante de Dios.

-Desear Su Santidad y Justicia y, por lo tanto, desear con todo coraz?n romper con la maldad que nos caracteriza y seguir el camino del Se?or.

-As? que ARREPENTIRNOS DE OBRAS MUERTAS es la primera condici?n de la predicaci?n del Evangelio. Cuando Juan el Bautista empieza su ministerio en el desierto, proclama: ARREPENT?OS, PORQUE EL REINO DE LOS CIELOS SE HA ACERCADO: Mt.3:2. El ARREPENTIMIENTO es el primer ?nfasis de su predicaci?n. Igualmente se nos dice que, cuando El Se?or Jesucristo empez? Su ministerio p?blico, COMENZ? A PREDICAR, Y A DECIR: ARREPENT?OS, PORQUE EL REINO DE LOS CIELOS SE HA ACERCADO: Mt.4:17. Y cuando los disc?pulos empezaron a predicar a continuaci?n del derramamiento del Esp?ritu en Pentecost?s, la conclusi?n de su mensaje fue: ARREPENT?OS, Y BAUT?CESE CADA UNO DE VOSOTROS EN EL NOMBRE DE JESUCRISTO PARA PERD?N DE LOS PECADOS; Y RECIBIR?IS EL DON DEL ESP?RITU SANTO. Hechos 2:38. As? el ARREPENTIMIENTO vino a ser el tema principal de la predicaci?n apost?lica.

-Cuando en Atenas El Evangelio es predicado por 1? vez ante las personas m?s intelectuales del imperio romano, no hay ninguna modificaci?n del mensaje, por muy humillante que pueda parecer predicar el ARREPENTIMIENTO ante un p?blico tan selecto: Pablo les dice: ?DIOS, HABIENDO PASADO POR ALTO LOS TIEMPOS DE ESTA IGNORANCIA, AHORA MANDA A TODOS LOS HOMBRES EN TODO LUGAR, QUE SE ARREPIENTAN.? Hch.17:30.

-Y es que, los atenienses han vivido de cierta manera y ahora ha llegado el momento del cambio. Hasta aqu? han vivido de espaldas a Dios; ahora deben vivir de cara a ?l. Antes viv?an ego?stamente; ahora Jesucristo tiene que ser El Se?or de sus vidas. Hasta aqu? han vivido vidas de injusticia; ahora deben buscar el reino de Dios y Su justicia.

-Cuando, posteriormente, Pablo se defiende ante el rey Agripa, describe su ministerio en estos t?rminos: NO FUI REBELDE A LA VISI?N CELESTIAL, SINO QUE ANUNCI? PRIMERAMENTE A LOS QUE EST?N EN DAMASCO, Y JERUSAL?N, Y POR TODA LA TIERRA DE JUDEA, Y A LOS GENTILES, QUE SE ARREPINTIESEN Y SE CONVIRTIESEN A DIOS, HACIENDO OBRAS DIGNAS DE ARREPENTIMIENTO. Hechos 26:19-20.

-El ARREPENTIMIENTO es la primera llamada del Evangelio y, normalmente, se refiere a aborrecer la vida pecaminosa.

?

?? 2? Las OBRAS MUERTAS, adem?s de referirse a LAS MALAS OBRAS DEL PECADO, tambi?n se refieren a LAS BUENAS OBRAS QUE EL SER HUMANO SE ESFUERZA EN PRACTICAR, con la falsa esperanza de ganar su propia salvaci?n. Son el esfuerzo in?til de lograr la salvaci?n por m?ritos propios.

-En el caso de los jud?os o hebreos, estas obras incluir?an la pr?ctica y dependencia de los sacrificios lev?ticos, cuya eficacia hab?a sido vigente hasta la llegada del Se?or, pero que ahora se hab?an convertido en obras muertas que no pod?an producir vida ni salvaci?n.

-Es decir, LAS OBRAS MUERTAS podr?an ser las buenas obras que, en vez de ser EL FRUTO de la salvaci?n, pretenden ser EL MEDIO de la salvaci?n. ?sta habr? sido la experiencia de muchos de los primeros lectores. Deseaban ser justos delante de Dios, y para ello se esforzaban en cumplir la Ley, creyendo que por sus propios m?ritos podr?an satisfacer las exigencias de la Santidad de Dios. Pero, en vez de alcanzar la santidad, s?lo conocieron LA FRUSTRACI?N de descubrir su propia impotencia moral. Por mucho que intentaron ser buenos, fueron incapaces de guardar TODA la Ley. Siempre hubo algo que se les escap?. La auto-justificaci?n ES un camino imposible. Sin duda, muchos de ellos se habr?an identificado con el testimonio del ap?stol Pablo cuando dijo que, en cuanto a la justicia que es en la Ley, era irreprensible; nadie pod?a se?alarlo con el dedo denunciando alguna infracci?n de la Ley; pero ?l mismo, en la intimidad de su coraz?n, sab?a que de hecho hab?a ca?do much?simas veces y estaba muy lejos de ser perfecto. Por lo tanto, ?l sigue testificando: ?CUANTAS COSAS ERAN PARA M? GANANCIA, LAS HE ESTIMADO COMO P?RDIDA POR AMOR DE CRISTO. Y CIERTAMENTE, AUN ESTIMO TODAS LAS COSAS COMO P?RDIDA POR LA EXCELENCIA DEL CONOCIMIENTO DE CRISTO JES?S, MI SE?OR, POR AMOR DEL CUAL LO HE PERDIDO TODO, Y LO TENGO POR BASURA, PARA GANAR A CRISTO, Y SER HALLADO EN ?L, NO TENIENDO MI PROPIA JUSTICIA, QUE ES POR LA LEY SINO LA QUE ES POR LA FE DE CRISTO, LA JUSTICIA QUE ES DE DIOS POR LA FE.? Filipenses 3:7-9.

-El hombre se esfuerza por justificarse a s? mismo sobre la base de sus propios m?ritos, y acaba en la frustraci?n.

-Pero, dice Pablo, hay otra Justicia que Dios nos da gratuitamente como respuesta a LA FE en Jesucristo. As? como Abraham, si nosotros creemos en Dios, nuestra FE nos es contada por justicia.

-Cuando creemos en El Se?or, los m?ritos de Jesucristo, (el ?nico que ha vivido en conformidad con la Ley), son puestos a nuestra cuenta. Dios nos recibe como justos en ?l.

-En este sentido, el gran problema de los jud?os (tal y como Pablo lo se?ala en Rom.9 al 11) y el gran impedimento por el que segu?an rechazando El Evangelio, no fue tanto su entrega al pecado y a la inmoralidad, como su orgullo al creerse buenos ante Dios por m?ritos propios. Lo que estorbaba su salvaci?n era su supuesta bondad. Practicaban obras religiosas por medio de las cuales se cre?an, con cierta justificaci?n, mucho mejores que los dem?s. Esto les llevaba a una autocomplacencia que evitaba las demandas del Evangelio, y a un orgullo que imped?a su ARREPENTIMIENTO. Mientras cre?an que pod?an merecer la salvaci?n por sus propias obras, nunca ve?an la necesidad de LA GRACIA DE DIOS, ni del SACRIFICIO DE CRISTO. Al contrario, su orgullo humano se alzaba como atentado contra la Cruz.

-Como consecuencia, su confianza en sus propias obras era la causa de su condenaci?n. Para poder abrazar la salvaci?n en Cristo, ?tendr?an que ARREPENTIRSE de sus BUENAS OBRAS!, sabiendo que ?stas s?lo les llevan a la muerte.

-Por supuesto, han de ?ARREPENTIRSE de sus buenas obras?, no en el sentido de dejar de practicarlas, sino en el sentido de dejar de confiar en ellas para su salvaci?n, porque esta confianza les imped?a reconocer su verdadera condici?n pecaminosa delante de Dios.

-Seguro que muchos de nosotros nos hemos ARREPENTIDO en estos DOS SENTIDOS: de nuestros pecados, y de la confianza en nuestras propias buenas obras.

?

II.- LA SEGUNDA DOCTRINA FUNDAMENTAL ES: LA FE EN DIOS.

?

-En La Biblia, la compa?era habitual de la doctrina del ARREPENTIMIENTO es la doctrina de LA FE. Juntas cumplen el requisito necesario para que una persona pueda recibir la salvaci?n de Dios.

-En El Evangelio de Marcos 1:15, encontramos Las Palabras del Se?or Jes?s: ?EL TIEMPO SE HA CUMPLIDO, Y EL REINO DE DIOS SE HA ACERCADO; ARREPENT?OS, Y CREED EN EL EVANGELIO.?

-Asimismo, cuando Pablo describe su ministerio misionero a los ancianos de ?feso: Hch.20:21, dice que ?ste ha consistido en ?TESTIFICAR A JUD?OS Y A GENTILES ACERCA DEL ARREPENTIMIENTO PARA CON DIOS, Y DE LA FE EN NUESTRO SE?OR JESUCRISTO.?

-Vemos la misma combinaci?n de ARREPENTIMIENTO Y FE en la predicaci?n de Pedro del d?a de Pentecost?s. Aunque LA FE no es mencionada expl?citamente, sabemos que la manera cristiana de confesar p?blicamente LA FE en Jesucristo es por medio del bautismo en Su nombre. As? pues, cuando Pedro concluye su mensaje con la exhortaci?n: ?ARREPENT?OS, Y BAUT?CESE CADA UNO DE VOSOTROS EN EL NOMBRE DE JESUCRISTO?: Hch.2:38, est? pidiendo a sus oyentes ARREPENTIMIENTO y FE como la ?nica respuesta v?lida al Evangelio y el ?nico medio de entrar en la salvaci?n (para perd?n de pecados y para recibir el don del Esp?ritu Santo).

-De hecho, LA FE es el requisito b?sico de la salvaci?n a lo largo de La Biblia, desde el principio hasta el final.

-A?n en el A.T., LA FE deb?a caracterizar al pueblo de Dios. Cuando Abraham escuch? la voz de Dios, dici?ndole: ?MIRA LOS CIELOS, Y CUENTA LAS ESTRELLAS, SI LAS PUEDES CONTAR... AS? SER? TU DESCENDENCIA.? Abraham CREY? La Palabra de Dios, y se nos dice que su FE ?LE FUE CONTADA POR JUSTICIA?: G?n.15:5-6. Desde entonces La Biblia establece que LA FE es el requisito b?sico por medio del cual el hombre puede recibir la Justicia de Dios.

-Esto ocurri? al principio de la historia del pueblo de Dios en el A.T. Al ir finalizando esa misma historia, hacia el final de la antigua dispensaci?n, el profeta Habacuc 2:4 pronunci? unas palabras que vinieron a ser uno de los textos preferidos de los ap?stoles: ?EL JUSTO POR SU FE VIVIR??. LA FE es la base de la justicia y vida eterna.

-Lo que nos da salvaci?n, no es tanto LA FE en una doctrina, como LA FE en Una Persona: EN DIOS MISMO. Pero, por supuesto, en la medida en que El Evangelio de Dios se ha ido aclarando a lo largo de la historia de La Revelaci?n, LA FE EN DIOS ha significado creer en el contenido de esa doctrina, cada vez m?s clara y definida.

-Los santos del A.T. no pod?an creer en Jesucristo, porque ?l a?n no hab?a llegado y Su ministerio salvador todav?a no se hab?a manifestado, excepto por medio de las figuras y ?sombras? del antiguo pacto. Los que viv?an en tiempos de la vida de Jes?s en la tierra, si de verdad cre?an en Dios, ten?an que creer en Jes?s. Jesucristo mismo les dijo: ?CRE?IS EN DIOS, CREED TAMBI?N EN M͔. Juan 14:1. Pero a?n no pod?an creer en la Obra acabada de Jesucristo en la Cruz, porque ?sta todav?a no se hab?a realizado. Por lo tanto, ha de ser despu?s de la crucifixi?n cuando entra en juego una mayor definici?n de la doctrina y contenido espec?fico de LA FE.

-CREER EN DIOS hoy, implica necesariamente creer tambi?n en Jesucristo. Creer que Jesucristo es El Hijo de Dios cuya muerte en la Cruz, resurrecci?n y glorificaci?n a la diestra del Padre, nos proporcionan los medios eficaces de nuestra salvaci?n.

-As? pues, en todo el conjunto de La Biblia, LA FE es la que se apropia la salvaci?n ofrecida por Dios.

-La FE es fundamental. El autor de Hebreos ya nos ha ido indicando que, la raz?n por la que la inmensa mayor?a de los israelitas murieron en el desierto y nunca llegaron a entrar en la Tierra Prometida, fue por su INCREDULIDAD: no eran creyentes, no cre?an, no ten?an FE. Por lo tanto, sin FE NO HAY SALVACI?N. Tanto EL ARREPENTIMIENTO como LA FE, son PRINCIPIOS imprescindibles de nuestra salvaci?n eterna.

?

III.- ARREPENTIMIENTO Y FE VAN JUNTOS:

?

A) EL ARREPENTIMIENTO, sin LA FE, no es suficiente. Aunque EL ARREPENTIMIENTO es un requisito indispensable de nuestra ?reconciliaci?n con Dios, LA FE ES el principio activo que crea o forja nuestra nueva RELACI?N CON DIOS. Por esto, LA FE se entiende correctamente como LA BASE DE LA SALVACI?N.

B) Pero LA FE, sin EL ARREPENTIMIENTO, tampoco es suficiente: no es una FE viable; no es FE VERDADERA. Porque es posible que una persona d? su asentimiento INTELECTUAL a las propuestas del Evangelio sin sentir la necesidad de ARREPENTIRSE. Pero nadie puede entender El Evangelio con el coraz?n, ni comprender las denuncias de dicho Evangelio en torno a su propia perdici?n, ni abrir los ojos a los estragos que el pecado ha causado en su vida, sin experimentar la profunda angustia de reconocer su pecaminosidad y aborrecer su vieja manera de vivir.

?

CONCLUIMOS diciendo que aquel que se ARREPIENTE y CREE en El Se?or es justificado de su pecado, tiene paz con Dios y empieza una nueva relaci?n con ?l. EL ARREPENTIMIENTO y LA FE son EL FUNDAMENTO DE NUESTRA VIDA CRISTIANA. Nadie es verdadero cristiano, verdadero creyente, si no se ha ARREPENTIDO de su pecado y cre?do en El Se?or Jesucristo.


Tags: Iglesia lanzarote, predicacion, evangelica, cristiana

Publicado por nemesio-alberto @ 20:01  | PREDICACIONES
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios